Tablas de Daimiel (Ciudad Real)

Localizadas a escasos kilómetros del pueblo de Daimiel (Ciudad Real), las Tablas son un humedal declarado Parque Nacional en 1973 y Reserva de la Biosfera desde 1981.

Son el humedal con mayor riqueza faunística del centro peninsular. Los ríos Guadiana (agua dulce) y Cigüela (agua salada) convergen y afloran en superficie en este punto inundando así 1800 hectáreas de terreno,  y creando un enorme oasis en medio de la seca meseta manchega.



Pero ¿por qué las Tablas han ido perdiendo tanta agua desde los años 60?

Porque la mayor parte del agua aportada por el río Guadiana proviene del Acuífero 23 nada más y nada menos que....¡el mayor de Europa!. Son aguas subterráneas que ocupan 5.000 km de extensión y contienen 12.500 hectómetros de agua...una enormidad, ya que un hectómetro equivale a un estadio como el Santiago Bernabéu lleno de agua.

Vistas desde la Torre de Prado Ancho (itinerario azul del parque).

En 1956 el gobierno aprobó la: "Ley sobre saneamiento y colonización de los terrenos pantanosos próximos a los márgenes de los ríos Guadiana, Gigüela y Záncara". El gobierno dio libertad para que los agricultores explotaran la zona, de manera que los cultivos de secano pasaron a ser cultivos de regadío, las tierras pantanosas baldías comenzaron a explotarse, a cosecharse y se fueron creando pozos sin control para extraer el agua, la mayoría ilegales. Las tierras dedicadas a regadío fueron creciendo más y más....y como consecuencia el Acuífero 23 fue sobreexplotado.


El nivel de extracciones que sufría era muy superior a su nivel de recarga, y como consecuencia el agua que antes alcanzaba la superficie creando las Tablas fue bajando de nivel.
Debido a esto, en 1973 se declaró Parque Nacional para intentar salvar el desastre, pero el acuífero siguió secándose.
En 1987 el gobierno declaró el acuífero provisionalmente sobreexplotado, limitando su extracción pero no sirvió de nada.
En 1994 se declaró definitivamente sobreexplotado, pero ya era tarde....en 1995 las Tablas de Daimiel se secaron completamente, y en 2005 volvieron a secarse.

No solo es muy triste perder un ecosistema tan valioso, de tanta riqueza, de tanto valor, es que además en Daimiel existe otro peligro añadido cuando el agua decrece: las turberas y los hundimientos del terreno.

Porrón moñudo

Las Tablas en llamas.

Bajo la lámina de agua de las Tablas existe una inmensa capa de materia orgánica denominada turba, que es simplemente el resultado de la acumulación de restos vegetales a lo largo de miles de años.
Los  restos vegetales al estar embebidos en agua, bajo tierra y sin oxígeno sufren putrefacción y se convierten en carbón vegetal.

Proceso de generación de incendios subterráneos.

Pero si quitamos la lámina de agua que los cubre, el carbón entra en contacto con oxígeno y arde de forma espontánea y natural, el terreno sufre autocombustión, y esto es lo que sucede en la zona. Cuando las Tablas se secan el suelo se agrieta, el aire ocupa los espacios que antes rellenaba el agua y por lo tanto la turba entra en contacto con el aire, con el oxígeno, incendiándose irremediablemente.


Esto es lo que ocurrió en el parque en 2007 y 2009. Además es un incendio imposible de sofocar, imparable ya que sucede por debajo del suelo, incontrolable porque son focos que se van prendiendo por cualquier cavidad...un desastre medioambiental que solamente puede pararlo el agua.

Porrón moñudo

En las zonas en las que no existe materia orgánica que pueda entrar en combustión, el problema de la falta de agua es otro: el terreno se hunde.
Lógicamente el agua subterránea ocupa un espacio en el terreno, si vaciamos el agua tendremos como resultado un terreno tan agujereado como un queso gruyere. Ese espacio vacío por física pura tiende al colapso, y es otro problema que sufre la zona.

Antes el agua estaba en superficie, hoy la encontramos a 30m de profundidad.

Pasarela de madera dentro del parque.

¿Que soluciones existen? aquí tenéis algunas...


  • El Ministerio de Medio Ambiente está comprando las fincas adyacentes para parar la sobreexplotación del agua en esa zona.
  • Utilizando aguas del trasvase Tajo-Segura, encauzándolas hacia las Tablas.
  • Construyendo pozos de los que poder extraer agua en épocas de emergencia, para tener una mínima lámina de agua que cubra las Tablas.
  • Programa Europeo de Compensación de Rentas (disminuir la extracción de agua compensando económicamente al agricultor que lo haga).
Pato colorado.

Visitas al P.N. de las Tablas de Daimiel.

Nosotros estuvimos visitándolas por última vez en 2010, aprovechando que fue un año excepcional de lluvias y las encontramos rebosantes de agua. A día de hoy continúan secándose.

Hay que llegar hasta el Centro de Visitantes, donde dejaremos aparcado el coche. La entrada es gratuita y existen 3 rutas para realizar a pié. Todas ellas se pueden hacer tranquilamente en un día de visita relajadamente.
Nosotros realizamos una ruta de 5.6km (la que véis en el track) que es casi la unión de las tres señalizadas en el parque. Además existe la posibilidad de realizar visitas guiadas en 4x4, pero es previo pago.
Lo que es básico para visitar este maravilloso humedal es llevar unos prismáticos, si no la visita tiene poco fundamento ¿no?.


A lo largo de los recorridos existen casetas de observación.
También hay una zona de merendero dentro del parque, por lo que en el buen tiempo se puede comer de pic-nic en ella. Si el tiempo no acompaña existen muchos restaurantes en los alrededores del parque, en donde se puede disfrutar de la gastronomía manchega.

Golondrina común en el tejado de un observatorio.

Nosotros recomendamos un restaurante encantador, (también recomendado por la Guia Repsol), un poquitín caro pero merece la pena. Es el "Mesón el Bodegón", en el pueblo de Daimiel, ofrece la típica comida manchega (migas, chorizos, pisto, etc...riquíiiiiisimo) y es una antigua bodega transformada en restaurante...¡puedes comer dentro de una antigua tinaja!....es espectacular y muy curioso.

Comiendo dentro de una tijana.
Antes de dar por finalizada vuestra visita al parque, os aconsejamos ir al Molino de Molemocho. Es un antiguo molino harinero construido sobre el río Guadiana, y que existía ya en la época de Felipe II. Ha sido restaurado y es muy interesante ver como era su funcionamiento, además ha sido acondicionado para albergar el Centro de Visitantes del parque, y en 2010 (fecha de nuestra última visita) estaba casi acabado.

Recordar que cuanto más silencio guardéis en el recorrido mayor cantidad de aves podréis observar!.

4 comentarios:

  1. Excelente reportaje, pero los "porrones pardos" de las fotos son en realidad hembras de porrón moñudo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Disculpa por el retraso en contestarte. Gracias por la corrección. Hemos actualizado el contenido.
      saludos y gracias!

      Eliminar
  2. Hola. Recordaos que desgraciadamente no se pueden llevar perros. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Otra excursión que me anoto. muchas gracias!!

    ResponderEliminar