Anisakis, el parásito ¿invisible?.

Hace unos días compré 1 kg de boquerones medianos frescos en un supermercado (el que según reza en su eslogan es tu supermercado de confianza si, ese, ese, el que tiene letras verdes), la verdad es que los boquerones tenían muy buena pinta y según ponía en el cartel su origen era "España", ¿que más podía pedir? así es que los compré.

Llegué a casa y comencé a limpiarlos para freírlos, cuando ya casi había acabado y sólo me quedaban unos cuantos a los que quitarles las tripas...mis ojos se detuvieron en el fregadero ante una imagen que se movía, afiné el zoom de mi vista y vi algo medio transparente que parecía tener vida: Anisakis.

Boquerón mediano VS aliens predators.
¡¡Que ascooo!!, en un momento mis ojos aumentaron su radio de acción y me fijé en que no había solo uno, más bien el fregadero estaba lleno de ellos, pero no sólo eso, el típico papel en el que te envuelven el pescado cuando lo compras estaba repleto de ellos, y yo sin enterarme hasta casi el final. Pero ¿como no los pude ver antes??.

Le lancé una voz de alarma a Serafín y enseguida vino cámara en ristre a dar fe del repugnante suceso.
Eran medio transparentes, de no más de 2 cm de longitud y en cuanto les alejabas el pescado se movían reptando hacia él: una asquerosidad total que me provocó picores por todo el cuerpo.



Lo primero que hicimos fue consultar en internet la vida, obra y milagros del bicho, para saber a qué nos enfrentábamos. La criatura solo se muere o congelando el pescado a -20ºC durante al menos 24 h, o bien cocinándolo a un mínimo de 60º mínimo 2minutos. (+info de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria)

Viéndolo coletear por el envoltorio empezamos a dudar de la potencia del congelador...¿nuestra nevera es de clase A, A+...o más bien tirando a B-?, ¿seguro que el congelador nuestro enfría tanto?, ¿y si lo freímos, llegaremos a los 60ºC?, es más: ¿no lo carbonizaremos antes de estar seguros de que ha muerto?.

A simple vista en esta foto se aprecian 6 individuos.
Y claro, con todas estas dudas a ver quién es capaz de comerse el pescado, no os preocupéis que ya contesto yo: NADIE.
Así es que optamos por llamar al teléfono de atención al cliente de Merca...ups!, al supermercado de confianza. Les contamos la historia, nos preguntaron en que establecimiento de todos ellos habíamos comprado el pescado, y nos dijeron que darían aviso. Además nos ofrecieron devolvernos el dinero de la compra si les llevábamos los boquerones con el ticket de compra.

Buscamos en la basura el ticket, metimos el pescado en el congelador y al día siguiente Serafín se presentó en el supermercado con los boquerones. Le devolvieron el dinero, dijeron que comprobarían el pescado (cosa que dudamos mucho que hicieran) y todo solucionado.

Nosotros hemos decidido que a partir de ahora compraremos siempre pescado congelado. Siempre habíamos oído hablar del Anisakis, pero nunca lo habíamos visto...claro que para todo siempre hay una primera vez.
Tened precaución siempre que compreis pescado fresco.

5 comentarios:

  1. Ummm, que bien viene este post para la dieta. Hace 5 minutos me moría de hambre... ya no.

    Es muuuuu heavy.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, sabía que te iba a encantar porque una cosa es escuchar el relato pero cuando ya ves las fotos....da grima.

    ResponderEliminar
  3. Yo también tuve la experiencia Carmen. Pero con otra especie (en Valencia le llamamos "bacallaet" pero cero que en castellano son algo así como lirios. Bueno no lo sé.)
    Pero a mi me saludaban desde dentro del pescado!!
    Acabó en la basura, pero me dio pereza ir al supermercado a reclamar.

    ResponderEliminar
  4. Mierda y yo que me estoy inchando con los boquerones en vinagre,que no han visto la sarten ni de cerca.

    ResponderEliminar
  5. Bueno quizás los han congelado previamente. Piénsalo dos veces antes de pedirlo en un bar, nunca se sabe.

    ResponderEliminar