Parque geológico de Aliaga (Teruel)


Aliaga es un pueblo situado al norte de la provincia de Teruel, a unas 4 horas de Madrid. Es el sitio ideal para pasar el fin de semana o incluso una semana entera, ya que de él parten infinidad de rutas que van de muy cortas (1 a 2 km) a largas (más de 8 km), en definitiva para todos los gustos y edades.
Además existen numerosos miradores a los que se puede acceder en coche, y desde los que podemos disfrutar de paisajes espectaculares.

Vista desde el mirador de los Estrechos del Guadalope.
Para esta ruta nosotros nos alojamos en Aliaga, en una casa rural preciosa llamada El Horno de Aliaga. Está situada en el centro del pueblo, dispone de todas las comodidades (incluida ducha de hidromasaje en el baño) y su dueño Celestino, además de aconsejarte sobre las mejores rutas que hacer según la época del año, prepara unas comidas y cenas exquisitas a buen precio. Nosotros nos volveremos a alojar allí en nuestra próxima visita.

Panorámica de la Central Térmica de Aliaga desde el Mirador de la Hoz Mala.
Para todos aquellos a los que les guste la geología o tengan interés por ella Aliaga es el sitio ideal, es un referente mundial y debido a ello se creó hace años El Parque Geológico de Aliaga, que engloba un conjunto de rutas para realizar tanto a pié como en coche por los alrededores. A lo largo de las diferentes rutas, en los puntos de interés geológico se han dispuesto paneles interpretativos y vallas de información en los que se explica como se fue formando y modelando el paisaje a lo largo del tiempo.

Vista panorámica del Parque Geológico de Aliaga.
Es un parque pensado para el disfrute de todo el mundo, tengan o no conocimientos en la materia, ya que aunque solamente sea por el paisaje merece la pena visitarlo y realizar sus rutas. Hasta este pueblo recóndito vienen estudiantes y expertos en Geología de todo el mundo, y es normal encontrarlos en grupos en medio de la nada estudiando el terreno...o comprando las provisiones en el super.


Interpretación en dibujo de las formaciones geológicas observables en la foto superior.
Aunque visitando la web del parque puedes ver los puntos y las rutas, os dejamos algunas de las que hicimos y aconsejamos a los que vayáis.

Nacimiento del río Pitarque.

Ruta lineal, distancia total 8 km.

El río Pitarque nace al sur de la localidad con el mismo nombre, se trata de un río alimentado por surgencias o manantiales que salen de la montaña, lo que en la zona llaman "ojales".

Sendero hacia el nacimiento.
Con las nieves y la lluvia primaveral el nivel freático sube tanto que termina por salir literalmente por las paredes de la roca (macizo calizo muy karstificado) creando un fenómeno de gran belleza, son cascadas de agua que surgen de repente de las grietas de la roca creando manantiales y pozas rodeados por una vegetación frondosa y exhuberante, que va aumentando en espectacularidad a medida que se llega al nacimiento del río.

Cascada a mitad de ruta.
Es una de las mejores rutas que hemos realizado porque tiene todos los ingredientes que nos gustan: abundante vegetación (arces, árboles silvestres, árboles frutales, acebo...) agua por doquier, poco o nada transitada y rodeada de fauna fácilmente observable (buitres leonados, alimoches, varios tipos de águilas, cabras montesas, corzos, ardillas...etc.).

Buitre leonado sobrevolando la zona
El recorrido es muy sencillo e ideal para todo tipo de edades, es una ruta que se debe hacer sin prisas, parando cada poco a contemplar el entorno. Aconsejamos llevar prismáticos, agua (no hay fuentes) y un bocata (el mejor sitio para comerlo es cuando se llega al nacimiento).

Nacimiento del río.
La época ideal para realizar la ruta es primavera o otoño, ya que es cuando más caudal lleva el río y debe ser un espectáculo asombroso. Nosotros estuvimos en Septiembre y había agua, aunque se notaba que el nivel estaba bajo.




Cascada de La Clara.

Ruta lineal de 1.5 km (ida y vuelta).



Aparcamos el coche en la entrada de una chopera y comenzamos la ruta adentrándonos en ella.

Chopera punto de inicio de la ruta.
Continuamos bordeando un arroyo por su margen izquierda, y al ir ascendiendo comenzaremos a ver cascadas de agua formando pozas en las rocas...

Cascadas a mitad de ruta.
...seguimos ascendiendo un poco más hasta la gran cascada: La Clara.

Cuando nosotros estuvimos (Septiembre) había poquísima agua, pero en primavera el caudal es máximo y el agua genera unas cascadas de gran belleza. Es como un oasis en medio del valle, en el que pasar un día de pic-nic dándote un refrescante chapuzón.


Mina "Se verá".

Es otro tipo de excursión que se puede realizar en la zona, y no solamente para los aficionados a las rocas, sino para cualquiera. Para la visita hay que llegar al pueblo de Escucha (Teruel), justo en la entrada veremos los carteles indicativos del "Centro de interpretación y Museo Minero de Escucha".

Antiguo tren minero.

Allí podremos ver un pequeño museo, un video explicativo de toda la historia de la mina, de la economía de la zona, de cómo era el trabajo duro de un minero, etc...Además podemos realizar una visita al interior de un pozo minero. Para esta visita al interior es mejor reservar hora telefónicamente.
Es aconsejable para cualquier edad pero los que más pueden disfrutar son los niños, ya es una experiencia muy didáctica, enriquecedora e instructiva.

Túnel de acceso a "Se verá".

Consiste en bajar al interior de la mina de carbón llamada "Se verá", a 300 metros de profundidad, a través de un tren en el que poco a poco iremos salvando esta distancia hasta llegar a una profundidad de vértigo. Para ello a cada persona se le proporciona un casco con luz (se aconseja llevar un jersey o algo de abrigo ya que abajo hace frío), una vez en el interior y acompañados de un guía iremos recorriendo a pié diversas galerías, frentes de explotación e iremos dándonos cuenta de lo duro que es ser minero.

Al fondo comenzamos el descensooooo.....!!


Mirador de la Hoz Mala y mirador de los Estrechos del Guadalope.

A ambos se accede desde la central térmica de Aliaga, hoy en desuso. Partiendo de ella y dejándola a la derecha subiremos la carretera y 800m más adelante veremos un cartel indicativo del comienzo de la ruta hasta los miradores.




Es una caminata de 3.4 km circular y un poco ingrata ya que se asciende por una pendiente pronunciada, llena de piedras sueltas y con escasa vegetación, pero queda compensada con creces al contemplar la panorámica desde los miradores. El más cercano es el de la "Hoz Mala", desde el que se contemplan todas las instalaciones de la central...

Central térmica de Aliaga desde mirador de la Hoz Mala.
...y un kilómetro más adelante llegaremos al de los "Estrechos del Guadalope", desde el que disfrutaremos de unos cortados de roca caliza plegados mientras nos sobrevuelan chovas piquirrojas y bandadas de buitres leonados hasta casi rozarnos.

Mirador de los Estrechos del Guadalope.

2 comentarios:

  1. A partir de este domingo seguiré tus pasos, por lo que comentas, no tiene desperdicio. Tengo reserva en el mismo lugar que te hospedaste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xavier.
      Qué envidia! ya nos gustaría volver para patear más, pero por el momento no podrá ser.
      Esperamos que disfrutes de tu estancia en el hotel, a nosotros nos gustó mucho y la comida más.
      Con las lluvias de esta primavera el nacimiento del Pitarque aún debe estar con mucho caudal, quizás tengas suerte y aún salga agua por los ojales.
      Que disfrutes!

      Eliminar